AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

miércoles 23 mayo 2018 2:09 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.730

$19.737

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

La inconformidad pide justicia: “Somos todos, no solo tres”

 27 abr 2018

Por: Natalia Ortega

Mucho se ha hablado sobre los movimientos que se han llevado a cabo recientemente en toda la República, una serie de movimientos de gente cansada de que la situación en nuestro país no cambie, cansada de que lo mismo siga sucediendo cada día, sobre todo, cansada de las limitaciones que sin darnos cuenta ahora forman parte de nuestra realidad actual y nos impiden gozar plenamente nuestros derechos, como lo es la libertad.

Adultos, jóvenes y niños marcharon en algunas de las calles más importantes de distintos estados, cada uno con sus propias razones, pero todos con un mismo objetivo, mostrar su inconformidad ante la desaparición y muerte de los estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) en Guadalajara. En su mayoría, aquellos que organizaron y dirigieron estos eventos fueron jóvenes de distintas preparatorias y universidades, después cientos de personas más decidieran sumarse a esta causa también, como resultado se generó una concentración difícil de ignorar.

Hace tiempo me di cuenta de que a la gente le gusta opinar, a pesar de que en ocasiones no conozcan mucho acerca del tema, pero con relación a este tema en específico pareciera que todos siempre tienen distintas opiniones sobre lo que se pide a través de estos actos, sin embargo, el mensaje es claro y solo bastaba observar la cara de al menos uno de los ahí presentes para darse cuenta de lo que buscan, justicia. Para algunos esto genera confusión, estos no son actos sin fundamentos ni mucho menos de rebeldía, al contrario, estos son tan solo actos de humanidad y de empatía. Desgraciadamente, el hecho de que cosas como estas sucedan con tanta frecuencia ha logrado que con el tiempo se normalicen, hasta llegar al punto en el que ya ni siquiera nos sorprende, mostramos indiferencia, menospreciamos su importancia, simplemente decidimos seguir con el rumbo de nuestras

vidas, pero está mal y seguirá estándolo ante los ojos de aquellos que sean capaces y tengan el valor de observar lo que en verdad está sucediendo. Lo normal, no debería de incluir un contexto de jóvenes desaparecidos ni represión ni acciones que busquen controlar la libertad, la violencia crece y no debemos perder la capacidad de asombro solo por la cotidianidad de hechos como este. Lo escuchamos a diario, en los medios de comunicación, en conversaciones casuales y eso ha cambiado nuestra forma de ver las cosas, esto debe parar, no podemos perder la esperanza de que se puede construir un México mejor.

Un gobierno tiene varias funciones que son necesarias para poder brindar calidad de vida a los ciudadanos, pero cuando su capacidad para satisfacer estas necesidades es insuficiente, depende de los ciudadanos impulsar el cambio. No tenemos control sobre mucho de lo que sucede a nuestro alrededor, pero como mexicana puedo decir que tenemos una voz con potencial, tenemos la capacidad de hacer ruido, que sea o no escuchado depende de muchos factores, pero lo que somos y lo que seremos depende de las intenciones, México necesita dejar de lado el conformismo y empezar a dejar una huella positiva en todo lo que tocamos, hacen falta buenas intenciones e intereses sinceros. Dejar de esperar y empezar a actuar no es el camino fácil, sin embargo, lo bueno no es siempre fácil. Esta no es la primera vez que algo como esto sucede y sin duda, no será la última tampoco, la gente quiere respuestas y no solo suposiciones, somos una sociedad agotada de seguir escuchando las mismas promesas vacías y de susurrar nuestras opiniones por miedo a las consecuencias. El arte no debería de costarle la vida a nadie y sea como haya sido, es inaceptable y ahora, nos toca actuar.

Somos las generaciones que gracias a la globalización y al desarrollo de la tecnología tenemos acceso a todo tipo de información, esto significa que contamos con una herramienta que puede ser usada para bien o para mal, de igual forma nos permite

cuestionar y es por lo que ahora buscamos entender por que en ocasiones tenemos miedo de seguir nuestras pasiones, de indagar un poco más. Desde pequeños se nos enseña a ser prudentes, a distinguir entre bien y mal, a luchar por lo que anhelamos, pero no se nos enseña sobre las consecuencias de lo que esto implica a veces. Nos queda la esperanza, pero ¿podemos acaso vivir en nuestros sueños y dejar de vivir en nuestros miedos? Los jóvenes sabemos que esto es importante, que merece la pena serlo y ya que el tiempo no espera a nadie, el momento de actuar es ahora. Según cifras oficiales hay 35,000 desaparecidos en México, son muchos los motivos que pueden llegar a unir a un grupo de personas con los mismos intereses, en este caso la indignación sirvió como pegamento y aquí la pregunta es ¿por qué sigue sucediendo?

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión