AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

miércoles 23 mayo 2018 2:12 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.730

$19.737

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

¿Adiós a las empresas familiares?

 27 abr 2018

Por: Otto Granados

Perfil del Autor


Otto Granados



Semblanza
Es un funcionario público, consultor, académico y diplomático mexicano. Ha desempeñado una extensa c ...



Blogs Anteriores

En el siglo pasado había en Aguascalientes un conocido empresario que entre sus reglas de operación incluía no contratar profesionistas, asumiendo que lo mejor era el conocimiento práctico, lo cual en la edad media era la única opción de aprender oficios en los talleres de los artesanos y dejar las empresas en manos de la familia.

Las cosas han cambiado mucho desde entonces y ninguno de estos dos supuestos es válido el día de hoy, o al menos no tan automáticamente. El surgimiento de las llamadas empresas familiares tuvo en su origen dos explicaciones muy lógicas: por un lado, nuestros hijos era la fuente más inmediata de mano de obra y su colaboración en el negocio se entendía como algo natural, no solo para hacerlo crecer, sino por razones de sobrevivencia generacional; y por otro, hay un factor cultural muy arraigado que supone que el ámbito de mayor confianza para todo el sector práctico reside en las familias.

Sin embargo, por una variedad enorme de razones de crecimiento, éxito y sobre todo la sostenibilidad, ese modelo de negocio se agotó.

De hecho si se miran las empresas relevantes de Aguascalientes, o que eran relevantes en los años 60 asociadas a apellidos que en aquel tiempo eran muy conocidos, gran parte de ellos fracasaron y desaparecieron para destacar tres o cuatro excepciones.

Hoy son otros factores los que hacen totalmente la diferencia, el primero es que admitir que las empresas familiares que se mantienen en la antigua tradición desaparecen como máximo en la tercera o cuarta generación, por ende, ahora es crucial la calidad y la preparación del capital humano que reúne una empresa, y la cantidad de invasión y de conocimiento que éste produzca.

El segundo factor es doble, por una parte las empresas exitosas de origen familiar suelen hacer dos cosas: una es integrar un equipo técnico, administrativo y logístico compuesto por profesionales debidamente reclutados por perfil y por méritos; y la otra es articular una forma de administración y de gobierno corporativo, formado tanto por personas pertenecientes a la organización como por consejeros o asesores independientes, esto garantiza tomar las mejores decisiones para la empresa.

El tercer elemento es la apertura, y no solo la comercial o económica, sino también cultura: durante décadas, las empresas familiares se acostumbraron a crecer y ganar dinero, en una economía cerrada, premoderna, protegida y ficticia; los que lograron cierto éxito fue en buena medida porque hacían negocios en una economía que no era estrictamente una verdadera economía de mercado, sino otra caracterizada por escasa competencia, consumidores cautivos, nula inversión y capital humano y tecnológico, una estructura de costos distorsionada y un nudo de especie de alianza entre empresarios y políticos.

La otra conclusión es que los negocios son una cosa seria, a veces unas cualidades sirven pero la dedicación, la planeación, el orden o la intuición, son indispensables ahora para hacer buenos negocios. En suma lo que hay que hacer es profesionalizar las empresas.

Finalmente, una decisión importante es entender que el nombre del juego se llama consumidores: en un mercado libre y agresivo, los principales agentes no son los propios empresarios ni el gobierno, sino el consumidor que tiene ahora el poder inédito para decidir sus opciones de compra como le venga en gana, esta es una realidad que nadie puede cambiar, sino solamente la sagacidad de las empresas para ganar consumidores. Hay ejemplos exitosos y no son pocas las empresas familiares mexicanas y de Aguascalientes que están haciendo las cosas de manera distinta, pero si la mayoría desea subsistir y crecer, tiene que profesionalizar sus operaciones, entender el mundo económico actual, trabajar mucho, contratar talento, innovar y competir agresivamente.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión