- -
   AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias -

Blogs

sábado 24 febrero 2018 12:09 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$18.566

$18.572

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimos Blogs / Post

Fuga de cerebros; pérdidas irreparables

 6 feb 2018

Por: Noé García Gómez

Perfil del Autor


Noé García Gómez



Semblanza
Articulista del Heraldo de Aguascalientes desde hace 7 años ininterrumpidos, también colaborador en ...



Blogs Anteriores

Un dato alarmantemente y  revelador proporcionado por la OCDE en 2008 en cuanto a la prioridad de la educación científica y la importancia que le dan las autoridades de nuestro países al temas, es que mientras en México sólo hay una persona trabajando en la ciencia e investigación por cada 10,000 habitantes, en la República Federal Alemana hay 20, en Japón 36, en Israel 40 y en EUA 42.  Quiere decir que para nuestro país cada científico es 20 veces más indispensable que en Alemania o 40 veces más que en los EUA.

El último dato oficial, estima que de los más de 500 mil mexicanos con grado universitario, más de 2 mil son científicos y han emigrado al extranjero principalmente a Estados Unidos, Canadá y  Europa en los últimos 10 años. Asimismo, una investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), concluyó que el país ocupa el cuarto lugar en el mundo como exportador de cerebros, por debajo de Gran Bretaña, Filipinas e India.

Otro problema es que muchas de las investigaciones o desarrollos de estas personas no encuentran interés en las instancias de apoyo, por lo que alguna empresa lo detecta y ofrece una salida financiera al investigador, entonces, estos optan por irse con dichos desarrollos e investigaciones al país de origen de la empresa.

Ante estas reveladoras cifras, podríamos pensar que una preocupación nacional es la  "fuga de cerebros"… pues nada de eso… o al menos las autoridades e instituciones responsables de la contratación, apoyo, reconocimiento y retención de los hombres de ciencia en México, no han realizado un estudio exhaustivo de las condiciones óptimas para cumplir con sus objetivo y, tal parece qué, contrario a lo que se hubiera esperado, las autoridades de las instituciones académicas de nuestro país no han tomado la iniciativa para llamar la atención de las más altas autoridades políticas de México ante este urgente problema.

El ex rector de la UNAM, Dr. Juan Ramón de la Fuente, ha sido de los pocos académicos que han alzado la voz en este tema, tras una conferencia con estudiantes mexicanos en España, surgió la preocupación de poner atención en tan lamentable dispendio de capital humano en materia académica y científica, lugar en donde señaló: “México se está rezagando respecto de las principales economías emergentes –como Brasil e India– que sí han invertido lo suficiente en educación y han creado políticas públicas de Estado para retener capital humano y evitar una fuga de cerebros masiva, lo que en nuestro país sí ocurre” y finalizó poniendo el dedo en la yaga: “Para un país que no tiene confianza en sí mismo, es muy difícil que salga adelante. Creo que México vive una crisis de confianza y la fuga de cerebros es una expresión más de ello. Necesitamos liderazgos fuertes, con autoridad, y recuperar la confianza de se pueda haber vulnerado por razones económicas, de seguridad o políticas”; que un individuo formado, preparado y capacitado salga de su país por circuncidas de intranquilidad económica, social o de seguridad, es dar un mensaje desesperanzador a las generaciones venideras.

La pregunta es ¿cómo se puede beneficiar México de los migrantes que van a aprender a otros países y pueden regresar para aportar su experiencia?

Hay especialistas que sentencian diciendo que las consecuencias de tal pérdida –de capital humano, académico y científico- serían mucho más dolorosas y prolongadas que la caída del precio del petróleo en el mercado internacional, porque no solo comprometerían nuestro presente, sino que además cancelarían nuestra participación en el futuro; pues en la actualidad no hay lugar para los países que no sean científicamente fuertes.

La "fuga de cerebros científicos" es un verdadero "problema nacional" que debería recibir por  parte de las altas autoridades una prioridad. Lo peor que puede hacerse es negar su existencia, minimizar sus repercusiones o acusar patrioteramente a los que se van o no regresan, de "malos mexicanos".

Es indispensable que el problema se mire de frente y con honestidad, se examine minuciosamente sus causas y se propongan y ejecuten las medidas para eliminarlas. Se trata de una verdadera emergencia.

Finalizo preguntando ¿los candidatos y políticos en campaña tendrán algo que decir de este gran emergencia nacional?

Twitter: @noeg2

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión